Amber Heard en París es la prueba de que la sastrería es el nuevo chic