La inocentada que hizo exclamar a la reina Isabel II: '¡Estás despedida!'